Manifiesto “Por Cádiz, sí se puede”

 

En la ciudad de Cádiz llevamos ya demasiados años en crisis y, ahora, sufrimos sus consecuencias especial dureza. Nuestra milenaria tacita de plata ha sido desmantelada, ya no regala a su gente la riqueza y el trasiego de actividades que en otro tiempo fue su principal seña de identidad, ahora azota a su gente con el paro y el empleo precario, con una altísima tasa de desempleo que obliga a los gaditanos y gaditanas asfixiados por esta lacra social a marcharse de su ciudad. Una ciudad en la que vemos como se desahucia a familias de sus casas mientras tenemos más de 7.000 viviendas vacías.

La crisis en  Cádiz tiene explicaciones políticas claras: Es consecuencia de los recortes a nivel estatal y a nivel andaluz y, como no, de la pésima gestión municipal. Hablar de casta tiene más sentido en esta ciudad que en ninguna otra. Llevamos aguantando durante demasiados años las mismas caras en nuestro ayuntamiento. Aguantando que, mientras se enriquecen a costa de todos nosotros, manden a callar en los plenos a los gaditanos y las gaditanas.

Por todo ello, al calor de los procesos de organización popular que están emergiendo por todo el país, queremos impulsar una Agrupación de Electores. Una agrupación que sea capaz de unir a las gaditanas y gaditanos que creen en un cambio para esta ciudad. La ilusión tiene que volver a correr por todo Cádiz. Para lograrlo, apostamos por un proceso donde los candidatos sean elegidos entre todos y todas en un proceso abierto de primarias ciudadanas. Una candidatura que ponga freno a la deriva de nuestra ciudad, que sea independiente de los gobiernos que nos recortan que nos recortan derechos y libertades fundamentales para la vida. Vamos a abrir un debate en el que entre todos discutamos y propongamos soluciones para los problemas que vivimos. Para ello proponemos este decálogo.

  1. No podemos permitir ni un solo desahucio más en Cádiz. Vamos a trabajar par declarar Cádiz ciudad libre de desahucios, y para poner al servicio de todos y todas un parque público de viviendas en alquiler.
  2. No queremos una ciudad llena ciudad de casas y locales vacíos. Para ello proponemos gravar los locales y casas vacías con un aumento del IBI con la doble misión de prevenir la especulación y dinamizar el mercado del alquiler hasta lograr una media de precios accesibles para las familias. Las casas son para habitarlas, digamos no a la especulación con el derecho a una vivienda digna.
  3. Necesitamos acabar con la pobreza energética de nuestro pueblo. La luz y el agua deben ser un derecho para todas las personas.  Aprovechemos el sol de nuestra tierra para producir energía para nuestras casas. Reconvirtamos el sector energético  y la distribución de la electricidad y el agua en Cádiz para abaratar la factura de suministros y garantizar el acceso a los mismos.
  4. Apostamos por una política de igualdad real entre los hombres y las mujeres que sea capaz de combatir contra la desigualdad en salarios y contra la violencia que sufren las mujeres. Debemos procurar una igualdad real de oportunidades y condiciones para hombres y mujeres desarrollando medidas basadas en el principio de equidad y huir de propuestas meramente estéticas que no mejoran la situación de las personas.
  5. Defendemos la igualdad de oportunidades para las personas con diversidad funcional también en el ámbito laboral. Para garantizarlas apostamos por la inclusión de clausulas sociales en las contratas del ayuntamiento y la administración pública, así como por velar el cumplimiento riguroso de las ley en cuanto a disponer de pruebas adaptadas para oposiciones públicas.
  6. La política no puede servir como una herramienta para el enriquecimiento personal. Por ello pensamos que los y las representantes públicos deben tener limitaciones en los salarios y en la duración de su mandato. De este modo evitaremos que olviden que representan al pueblo. La política debe dejar de ser una profesión, un fin en si misma y nuestros representantes en las instituciones tienen que volver a estar al servicio de la gente.
  7. Proponemos una auditoría pública de todas las cuentas y deudas del ayuntamiento de Cádiz. Necesitamos transparencia absoluta en la administración, los gaditanos y gaditanas tenemos derecho a saber cómo se gasta nuestro dinero. Armar a la ciudadanía con una lupa es garantía de una buena gestión. Una gestión municipal honesta no necesita cubrirse con filtros opacos.
  8. Proponemos recuperar la gestión municipal de todos los servicios públicos que están siendo gestionados hoy por entidades privadas. La gestión de servicios públicos con miras a obtener beneficios de ella, no solo se ha traducido en servicios de inferior calidad sino, además, nos ha resultado más caro.
  9. Cádiz necesita la reconversión del trasporte público. Optimizando el recorrido de las lineas el ahorro logrado se revierte en el ciudadano en forma de bonos integrados para jovenes, desempleados, tercera edad u otros colectivos en situación de vulnerabilididad social.
  10. Apoyamos una cultura accesible a todas y todos y no como una cuestión de élites. Una cultura que ponga en valor a nuestra ciudad y que cubra todas las manifestaciones y expresiones artísticas y que de respuesta a las diferentes demandas culturales de la gente en toda su amplitud, que garantice la participación de todos los gaditanos y gaditanas en el ámbito en la construcción de nuestra propia identidad cultural como pueblo, una identidad cultural rica en matices.

Ha llegado la hora de dar un paso adelante, de decir que queremos un ayuntamiento que ponga solución a nuestros problemas, un ayuntamiento que nos represente de verdad. Para ello, llamamos a todo el mundo a construir este proceso de unidad popular, vamos a conseguirlo trabajando entre todos. Gritémosle:

¡POR CADIZ SI SE PUEDE!