José María González Santos “Kichi”

José María González "Kichi"

Motivación:

Podemos ganar las próximas elecciones municipales. La situación exige un Ayuntamiento a la altura de las circunstancias. Un buen Alcalde es un aliado de los gaditanos frente a los desahucios, los cortes de luz y de agua y las políticas erróneas que han hecho de nuestra ciudad la cuna del paro y la pobreza. Por contra, el PP esconde la realidad debajo de macetones. Cádiz no sonríe, aprieta los dientes. Un buen Alcalde hace del Ayuntamiento la casa del pueblo, entendiendo que la participación es requisito imprescindibles de la democracia y no un estorbo que despachar en los Plenos. Un buen Alcalde ESCUCHA y obedece a la gente, no la silencia y la expulsa. Lo sabemos desde hace tiempo, el PP no es representativo de esta ciudad. Va siendo hora de que los gaditanos tengan como Alcalde a uno de los suyos, a un vecino que ha nacido, crecido y sufrido de cerca el Cádiz real y que hoy humildemente se pone a disposición del cambio en nuestra ciudad convencido de que “Por Cádiz, sí se puede”.

Biografía

Hierro y tiza. Hijo de la emigración, nací hace 39 años en Rotterdam. Mi padre soldador, mi madre empleada doméstica. Tengo dos hijos. Infancia y adolescencia en el barrio de la Viña, donde vivo. Allí empezó mi compromiso con la Comunidad como voluntario en la parroquia de La Pastora con adolescentes en riesgo de exclusión. También allí mi segunda familia: mi comparsa. Fui parte de la JOC y, ya en la Universidad, me vinculé a la lucha contra la subida de tasas. Mientras, descargaba cajas de pescado en la Zona Franca a 3 euros la hora. Una de las luchas que más me han marcado han sido las movilizaciones del metal ya que, como muchos gaditanos, llevo el olor a hierro de los Astilleros marcado en el ADN. Actualmente soy profesor de Historia implicado en la defensa de la Escuela Pública, delegado sindical de USTEA y parte de Marea Verde, otro de los movimientos que más han marcado mi compromiso. Hierro y Tiza, son las dos materias primas de las que yo estoy hecho.